Sunday, 24 February 2013

Reto café políglota II - Rosa Candida


1.            Datos del libro:
Título: “Rosa candida”
Autora: Adur Ava Ólafsdóttir
Año de publicación: 2007
Num.páginas: 271
Idioma original: Islandés

2.            Datos de la autora:
Se trata de una escritora islandesa, nacida el 1958 en Reykjavík. Ha ganado, entre otros, diversos Premios de los Libreros, tanto en Francia como en Canada y estos premios siempre me han parecido que se otorgan a libros muy buenos. Por eso lo empecé a leer.
3.            Argumento del libro:
Es la historia de un joven que se independiza de su familia. Decide ir a vivir a otro país y a seguir su sueño de trabajar en un jardín botánico. El viaje de camino a su nuevo trabajo le lleva a reflexionar sobre su vida. 
No sé si por la traducción o por la forma de escribir de la autora, pero a veces como lectora la relación con el protagonista se me hace un tanto extraña. La autora utiliza una técnica de escritura en la que hay frases muy cortas, que dan sensación de espacio o lentitud a la acción y que hacen que me sienta un tanto lejana de la historia.
Puede también que sea la forma de ser del protagonista que se deja llevar mucho y no tiene las cosas muy claras, y esto es lo que realmente la escritora intenta con esta forma de escribir, que el chico parezca un tanto lento.
4.            Fragmento de lectura:
“Ha tenido tiempo de sobra para estudiarme mientras me enfrentaba a los platos de la casa y ahora me considera digno de confianza para llevar a su hija a la escuela de arte dramático. Quizá es que tengo aspecto inocente, con mi pelo rojizo y mi limpia cara juvenil (uso las palabras que habría empleado mamá). Pero nadie debería juzgar a nadie solamente por su aspecto, mis obsesivas ideas sobre el cuerpo no  se me notan por fuera.  No es poco el tiempo que se tarda en recorrer trescientos cuarenta y cuatro kilómetros con una joven actriz desconocida. La familia ha planificado la  cuestión con exquisito cuidado y no me deja mucho margen para rechazar la compañía.”
5.            Venta del libro:
Es una historia preciosa y tierna, con ciertos tonos tristes. En resumen, un excelente libro que recomiendo leer a cualquiera que le gusten las plantas y usar las películas como forma de aprender de la vida!

Sunday, 17 February 2013

El peligro


-              ¡Sira, venga corre! ¡Ya veo el inicio del barranco, no te espero! – gritó Julia, mi vecina y mejor amiga desde que tengo uso de razón.
Como siempre, la seguí ciegamente. Julia se sentía como pez en el agua en aquella isla.  Había ido ya muchas veces antes, con el colegio y más tarde con sus padres. Ese año había insistido en que fuéramos solas, que sería mucho más divertido. En un principio me pareció buena idea, pero  ahora desearía no haber accedido a sus caprichos, ya que las consecuencias fueron nefastas, sobre todo para ella.
Julia era hija única y siempre había estado sobreprotegida por sus padres. Nunca la dejaban ir sola a ningún lugar, siempre la iban a buscar cuando salíamos, a veces sus padres la seguían sin que ella se diera cuenta. Como resultado, era una rebelde: en cuanto sus padres desaparecían, solamente pensaba en fumar, emborracharse y liarse con el primero que pasaba.
Para celebrar que eran sus primeras vacaciones sin padres, Julia compró una botella de ginebra en cuanto aterrizamos en la isla. Estaba ilusionadísima. Además quería ver a su gran amigo, el que llamaba el Amo, el pastor del barranco. Es el que nos dejaba alojamiento gratis.

-              ¡Julia! , no me hagas correr tanto que se me sale el corazón por la boca – Se nota que Sira no hace ejercicio, anda que no jadea. Además me retrasa. Con la de tiempo que hace que no veo al Amo. Ya puedo verle sentado en su banco fumando de su pipa como siempre.
-              ¡Amooo! – me dirijo hacia él disparada mientras grito de alegría.
-              Julia no corras tanto, ven aquí, dame un abrazo.
-              Amo, ¡Qué ganas de verte!
-              Se te ve más mayor que la última vez. Que alegría. ¿Es esta la amiga de la que hablabas? – Sira se acerca hacia nosotros con cara de cansada.
-              Sí. Sira, este es el Amo.
-              Hola  Amo, muchas gracias por dejarnos quedar. Vaya un lugar más guapo,  no me lo imaginaba así, ¡Es una pasada!
El Amo nos asegura que esta es la mejor época del año para visitar la isla. Luego nos enseña la casa en la que nos alojaremos. Es pequeña, solamente tiene una habitación, pero es suficiente para las dos. Antes de que se vaya quiero asegurarme que volverá después.
-              ¿Vendrás a cenar? Prepararemos una tortilla y pan con tomate.- Además tengo ganas de verte y hablar contigo, le digo con la mirada.
-              Muy bien, vuelvo en un par de horas. Traeré una botella de vino. – me sonríe, creo que él también se alegra de verme.

La verdad es que la casa pequeña era cutre, pero tenía cierto encanto. Mientras deshacíamos las mochilas, vi una parte de Julia que no conocía. Se la veía feliz y libre. Hasta la vi cocinar por primera vez. El Amo vino a la hora prometida y la cena fue un éxito, estaba todo buenísimo. Ambos  bebieron bastante vino y hablaron de un sinfín de cosas, yo fui una simple espectadora dentro de un cine tamaño real. Hubo un momento, en que el Amo salió a fumar su pipa y Julia me arrastró a la habitación, y me dijo entre risas, que abriéramos la botella de ginebra, se quería emborrachar.

Se sentó en el colchón mientras yo buscaba la botella en mi mochila. Ella no paraba de hablar de lo bueno que era que estuviéramos allí, de lo feliz que era con el Amo, que no quería irse nunca de allí. Encontré la botella, y al girarme para dársela lo vi. Su pecho izquierdo al descubierto y ella sonrojándose y subiéndose el tirante de su camiseta rápidamente.

-Tia, Julia, no te habrá visto el Amo, no? – me susurra Sira con cara de flipada y se empieza a reír histéricamente- es un viejo, jajajaja, estás pirada.
-jajajaj creo que sí que me ha visto…jajaja que vergüenza jajaja, sí que es verdad que es viejo jajaja me da igual. Anda tia, vamos a beber la ginebra jajaja.
Que vergüenza lo que ha pasado. Seguro que se me olvida con un poco de ginebra. Esta noche promete ser interesante.

Thursday, 7 February 2013

Reto Café políglota I - Los Miserables


Compré esta novela hace muchos años, en una biblioteca por cincuenta céntimos. Nunca encontraba el momento de leerla hasta que finalmente la escogí como el primer libro del reto Café políglota. Durante las navidades estrenaron el famoso musical en el cine y como todos dicen es muy bueno no quería perdérmelo.  No podía ver la película antes que leerme el libro que llevaba tantos años en mi estantería, se lo debía a Victor Hugo, famoso escritor que nunca antes había leído.


Datos del libro:
Título: “Los miserables”
Autor: Victor Hugo
Año de publicación: 1872
Páginas: 1432
Idioma original: Francés
Datos del autor:
Victor Hugo (1802-1885), prolífico escritor y político de la época.
Reseña:
Me gustó el orden que reina en Los Miserables. La tarea de Víctor Hugo para diseñarla debió ser monumental. La novela está dividida en 5 volúmenes y a su vez cada volumen tiene diferentes libros y dentro de cada libro varios capítulos. Los capítulos son muy cortos, y todos tienen título bastante descriptivo o sea que dan pistas al lector de lo que pasará durante la escena. Normalmente no me gusta esta técnica, pero en este caso hacía la lectura más amena ya que daba fluidez a la narración.
El principio de cada volumen es bastante engorroso ya que contiene capítulos de introducción al tema que suelen ser sobre temas políticos de la época o pensamientos filosóficos. Personalmente en estos capítulos perdí bastante el hilo de la narración ya que no eran de mi interés. Estoy más acostumbrada a libros de acción y no de reflexión como este.
En cambio una vez se retoma el hilo de la historia, la capacidad del autor de transmitir los sentimientos, la acción y el ambiente que se respira en la novela es excelente. Por ejemplo, las descripción del primer amor entre dos jóvenes que solamente se han intercambiado una mirada o de la miseria son tan perfectas que en momentos me pensaba que estaba en el medio del París del 1850 a punto de enamorarme de un transeúnte.
Los Miserables no solamente habla de la miserabilidad en el sentido físico de no tener comida ni dinero o un techo donde dormir, si no también de esa capacidad innata del ser humano de sentirse infeliz debido a los sentimientos que no podemos controlar, como el amor.
Recomendaría la lectura a fans de novela histórica y reflexiva. O a aquellos que han visto la película y quieren leerla de primera mano para no perderse ni un detalle. Finalmente, también a amantes de la literatura clásica, ya que no os dejará indiferentes.

Monday, 4 February 2013

Reto 2013

Hola! A principios del 2013, me apunté a un reto de blogueros: Reto Café políglota. El reto está organizado por el blog Café de Menta y consiste en leer trece libros (trece por lo de 2013) a lo largo de todo el año. Los libros deben estar escritos en trece idiomas distintos (se pueden leer traducidos)  y una vez leídos debemos reseñarlos en nuestro blog.


Aunque soy una lectora empedernida, el blog no lo creeé para hacer reseñas de libros, si no para subir mis historias. El problema es que no me pude resistir al reto o  sea que ¡A escribir reseñas se ha dicho! ¡Espero que me perdonéis la excepción!
Desde la blogosfera os animo a que os apuntéis al reto. La verdad es que me los estoy pasando muy bien buscando escritores de otras nacionalidades que no sean españolas o inglesas. 
Durante esta semana empezarán las reseñas...emoción, intriga y dolor de barriga :)

Friday, 1 February 2013

En el barranco


Estamos en una pequeña isla de calas paradisíacas. En la zona sur, una zona de difícil acceso, un barranco. Nos da miedo acercarnos: los ruidos de la noche son tétricos, no hay atisbo de modernidad, solamente se intuye un indicio de naturaleza escondida. Oculta entre la hiedras hay una pequeña casa blanca cuya pared es el mismo barranco. Nos acercamos, atraídos por un agradable aroma. Una vez allí, justo debajo de una lámpara rodeada de mosquitos, vemos a un hombre mayor de pelo blanco y abundante y de rostro afable que está sentado en una silla de mimbre deshilachada. Lleva una camisa blanco amarillenta, unos pantalones grises arremangados hasta las rodillas. De su boca cuelga una pipa que fuma despacio mientras mira al infinito.

Nos sorprende oír voces y risas que provienen del interior de la casa. Entramos a ver qué se debe ese jolgorio. La casa es muy pequeña. Está dividida en dos espacios: una pequeña cocina con una mesa y una habitación con dos colchones en el suelo. Sobre la mesa, tres vasos y una botella de vino medio vacía. En la habitación, dos chicas de unos dieciocho años, riéndose de todo y de nada, bajo el efecto de unas copitas de más.
El viejo entra, y se sienta en su silla, toma un sorbo de vino. Desde donde está puede ver la habitación. A una de las chicas se le ha caído un tirante, y por un momento, ha asomado generosamente su pecho izquierdo, redondo y terso como un melocotón. El viejo y ella sostienen la mirada por unos momentos. Se oye un murmullo en la habitación y más risas. Vuelven a la cocina con una botella de ginebra en las manos. Esta va a ser una noche muy larga.