Tuesday, 28 February 2012

English Paella


I came to create this dish after living many years in England. I decided to name the dish English Paella because it has a final resemblance to the international Spanish dish but prepared with ingredients that can be found in the UK without much hassle. Please be advised that no one in Spain prepares paella this way. English Paella is unique to England. There is the superstition that English paella cannot be cooked in Spain, as the Spanish Inquisition will come back from the dead and haunt the cook that dares to prepare it.
Why am I sharing my secret recipe with you? Because I do not want this delicious recipe to be lost to future generations, I am this generous.
To cook English paella is really easy, do not be scared for the amount of ingredients required to prepare it.  It is important to get hold of a paella pan, or to use the biggest saucepan you can get.
The ingredients needed for 4 people are:
2 sliced chicken breasts
500g of chopped chipolatas
1 pack of cooked shrimps, peeled
1 pack of chorizo Revilla, sliced
200g of frozen peas
2 sliced onions
1 garlic
2 chopped tomatoes
1 sliced pepper
 saffron
salt
1 pack organic rice easy cook, it is not paella rice but guarantees a good texture to the dish
2 packs of fish broth
Olive oil
The first step is to fry in olive oil all the ingredients a part from the rice and the broth. Once it starts to smell nice and look cooked, add the rice for a while, mix it with the rest of the ingredients and after five minutes add the packs of fish broth. Cook it for 30min or until the rice is cooked and there you have it! The yummiest English paella in the world!
Please note that the yellowish color is given by the saffron, do not add turmeric to the English paella. This practice it is forbidden and if you do it, the closest garden gnome will eat your paella! Enjoy the dish and hasta la vista babies! 

Wednesday, 22 February 2012

Gwendoline, mi nueva amiga

Os presento a Gwen, mi nueva orquídea.Esta, tiene una larga historia de abandonos más larga que Manuela, mi otra orquídea (para más información ver la entrada “Mi orquídea Manuela”).La cuestión es que hasta hace unas horas, Gwen vivía en el despacho que está justo detrás de mi escritorio. 


Desde mis primeros días en la empresa, que podía escucharla gritar: ¡Dame agua, dame luz, sálvame! Pero nunca me preocupé por ayudarla ya que por lo visto se llevaba bien con su ama, cada vez que entraba en su despacho la miraba i veía que sus hojas iban creciendo a pesar de la falta de agua. Mi jefa la abandonó durante las últimas navidades, al dejar la empresa y hace un par de días, la rescaté de su despacho al enterarme que la nueva jefa es una mata plantas. Esa misma tarde, se me presentó un dilema:
A. ¿Me llevo a Gwen a casa, a que haga compañía a Manuela?
B. ¿La dejo en el trabajo?
La opción A, podría ser buena, pero cabria la posibilidad de que Manuela se pusiera celosa, y ahora que le están saliendo flores está en un momento muy crítico. O sea que la descarté por ser una opción no viable. La opción B, presentaba ciertos atractivos, sobre todo para mi mente científica. Existen estudios clínicos en Fase IX como el estudio JORDA  (Jardin dOnde midieRon la feliciDad de las plAntas) o el estudio EDEN (Estudio De la psichE de los Nenúfares) que demuestran que en ambientes hostiles, las plantas tienden a morir mientras que en ambientes agradables las plantas crecen y florecen  Si dejaba a Gwen en la oficina, podría hacer mi propio estudio de psicología de crecimiento floral según el entorno y confirmar los resultados de los estudios clínicos.
Hipótesis: El ambiente de la oficina tiende a ser hostil por tanto Gwen no florecerá.
Metodología: En primer lugar, Gwen va a estar en mi escritorio, justo al lado de mi pantalla, a una distancia parecida del sol directo que Manuela. Voy a regar ambas plantas cada viernes por la mañana. Les voy a decir cosas bonitas dos veces al día.
Cálculo de resultados: Manuela empezó a mostrar brotes florales dos meses después de vivir conmigo (ambiente feliz…jiji), a mediados de Abril veremos si Gwen ha brotado. El estudio está ya en marcha
To be continued…

Tuesday, 14 February 2012

Tristoria de amor

Dedicada a SBP, gracias por animarme a empezar el blog! ImaLgineYura

A Georgina siempre le había gustado leer. Desde muy niña que su pasatiempo favorito era sentarse en su sofá preferido y que el mundo pasara mientras ella leía sus historias. Con los años, sus gustos se fueron perfeccionando hasta que pocos libros la sorprendían tanto como antaño. Había leído tanto que muchos libros le parecían sucedáneos de otros que ya se sabía.
La vida la llevó por caminos diferentes a los que ella había soñado: ser una escritora famosa, pero ahora se dedicaba a editar artículos para una revista del corazón. Había dado por hecho que no se casaría y que seguiría su vida de ratón de biblioteca que tanto le gustaba. Y de repente conoció a Leo, que le robó el corazón un día en pleno centro de Barcelona. Se casaron y ahora en sus ratos libres su vida continuaba entre libros, conviviendo con Leo y cuidando de sus sobrinos.
El día de San Jordi era el día favorito de Georgina. La tradición era que Leo le regalaba una rosa, ella a él un libro y luego iban a caminar por las calles entre el ambiente mágico de Barcelona y compraban un libro para su colección. Ese San Jordi fue diferente. Georgina se despertó con el timbre de la puerta; Leo siempre iba a trabajar temprano, sin despertarla. Fue a abrir y se encontró con un paquete de Amazon, la famosa librería online. Lo abrió. Era un libro llamado 19C4, el escritor era Haru Murakaki, no había oído hablar de él. Adjunta una nota que decía “Con amor de Leo, sé que lo disfrutarás”.
Era la primera vez que Leo se arriesgaba a regalarle un libro, qué curioso. Fue corriendo a la cama. Aún tenía un ratito antes de ir a trabajar. No podía esperar. Empezó a leer. Qué bella historia, qué buena traducción, qué ritmo de lectura más especial. Los primeros capítulos le convencieron de que era uno de los mejores libros que le habían caído en las manos en la última década.

¡Qué rabia tener que dejarlo para ir a trabajar! Cinco minutos más y ya me ducho. Bueno, va…no me ducho y quince minutos más de lectura...si me visto ahora, llego cinco minutos tarde al trabajo...vale, llego a la página 100 y me visto.
Se vistió a toda pastilla, se lavó los dientes mientras se tomaba el café y se fue de la casa, dejando su alma al lado de 19C4, que la estaría esperando hasta la noche con el punto en la página 100.
Georgina se subió al coche, se saltó dos semáforos en rojo, fue a la autopista y empezó a acelerar y a acelerar. Eso le gustaba, pisar el acelerador y sentirse libre. Todos sabemos que conducir con prisas es peligroso. Al pasar de carril para avanzar a un camión, aceleró demasiado, los frenos le fallaron y plas, accidente. Muerte instantánea.
Georgina sabía que estaba muerta, se había dado cuenta de eso en el momento del accidente. Pero no quería morir, se negaba. No le tocaba morir aún, no había acabado 19C4! No se iba a ir al otro mundo sin acabarlo. Leo llegó a casa destrozado después de saber las noticias. Al ver el estado de la casa, se imaginó que Georgina había salido con prisas. Se sentó en la cama, en el lugar de Georgina, cuyo olor reinaba por toda la casa…19C4….. qué pena, Georgina nunca llegaría al final. Le lloró el corazón mientras retomaba el libro por la pagina 100 y empezó a leer en voz alta para Georgina con todo su amor, mientras las lágrimas le rodaban por las mejillas. Leyó hasta que los ojos le sangraban. Leyó hasta el final. Georgina no podía irse sin acabar la historia.
Georgina escuchó la historia hasta la última página.
Leo se durmió encima del libro y soñó que Georgina le besaba y le decía adiós.

Wednesday, 8 February 2012

La fageda d'en Jordà

Saps on és la fageda d'en Jordà ?
Si vas pels volts d'Olot, amunt del pla,
trobaràs un indret verd i pregon
com mai més n'hagis trobat al món:
un verd com d'aigua endins, pregon i clar;
el verd de la fageda d'en Jordà.

El caminant, quan entra en aquest lloc,
comença a caminar-hi poc a poc;
compta els seus passos en la gran quietud
s'atura, i no sent res, i està perdut.

Li agafa un dolç oblit de tot el món
en el silenci d'aquell lloc pregon,
i no pensa en sortir o hi pensa en va:
és pres de la fageda d'en Jordà,
presoner del silenci i la verdor.
Oh companyia! Oh deslliurant presó!

JOAN MARAGALL (1860 - 1911)


Thursday, 2 February 2012

Fantasía Impromptu

Esta dedicada a mi hermana Aial que esta semana es su cumpleaños. Te quiero mucho hermaniiita!!! Perdoname por todos estos años de tortura acústica!
Aquel día estaba muy nerviosa. Era mi primera audición seria y no me sentía muy segura. Había bastantes asistentes ya que era final de curso y todos los alumnos de mi profesora estaban en la lista. A diferencia de lo habitual, normalmente prefería un público anónimo, esta vez vino toda mi familia.
Llevaba semanas preparando de memoria y hasta el último detalle mi creación favorita de Chopin, llamada Fantasía-Impromptu.

Una tarde, paseando con mi hermana Aial, una erudita musicófila, la escuchamos por la calle mientras un vecino la interpretaba y me retó a que me la estudiara: nos apostamos una noche en la ópera. Desde ese momento, me obsesioné, no solamente por la belleza acústica de la obra, sino también por su alto grado de dificultad. El proceso de aprendizaje fue una locura, no se repetía ni una nota, mis dedillos iban en todas direcciones y con la mano tan pequeña que tengo, tuve que añadir digitación extra para poder tocar a tempo.
La noche anterior al concierto, soñé que hablaba con el famoso compositor y él me recomendaba que me dejara llevar y que si sentía tanta tensión, me tomara un comprimido de propranolol 10 que me ayudaría a calmarme. Al despertar, fui a la farmacia y me compré una caja de la medicación recomendada, un hombre tan talentoso no podía estar equivocado.
Unos minutos antes de mi aparición, puse la pastillita azul entre mis labios y la tragué sin contemplaciones. Me senté ante el piano con una tranquilidad asombrosa. Era un milagro, no me temblaba nada, hasta me atreví a mirar a platea.
El problema fue al intentar poner los dedos sobre el teclado, parecía que estos no lo vieran. Intentaba acercarlos pero no daban con él, si no que insistían en tocarme a mí. Empezaron por mi cara, luego mi pelo y siguieron por todo mi cuerpo. Una vez me conocieron, decidieron hacer lo mismo con el instrumento que tenían delante, tecla a tecla hasta que se sintieron seguros. Acto seguido decidieron empezar a tocar formas imaginarias alrededor mío. A mi mente acudieron imágenes de elefantes y leones de circo, desconocidos hombres y mujeres, pasteles estrambóticos con frutas suculentas. Desde fuera parecía que me hubiera tomado algún producto alucinógeno, empecé a oír toses y carraspeos como señal de aburrimiento.
A continuación, pareció que las manos recobraran lucidez, pero no visión. Se acercaron a tientas hacia el instrumento y empezaron a improvisar una extraña melodía que en nada se parecía a lo que yo tenía preparado pero que era igual de hermoso, no me lo podía creer, mi primera improvisación había terminado con éxito. Los aplausos fueron apabullantes. ¡Eso sí, perdí la apuesta!