Friday, 23 December 2011

Una història de Nadal

Hola! Bon Nadal! Merry Christmas! Feliz Navidad!
Aquesta és una història de Nadal, de les de veritat, dedicada a tots els lectors del blog:
Tanco els ulls. Els torno a obrir, tot segueix igual. Em tiro un pet per cerciorar-me de que no es un somni, fa bastanta pudor. Aiaiai dec estar un altre cop a la realitat. Miro al meu voltant i, darrera d’un arbre que em tapa la visió, veig un riu de paper de plata, un pont cutrillo i quatre ovelles de plàstic. Ah es clar, el Nadal deu haver arribat un altre cop. Quin martiri constantinoplenc, és en aquest període de l’any quan passo més tortura i humiliacions que un gladiador de la època romana. No només tothom em busca com un boig per tot arreu, sinó que un cop em troben, em miren el cul minuciosament i s’asseguren que les meves femtes siguin dignes i no facin olor. I per postres, nen que em troba, cap a la boca i dutxa involuntària.
Em sento realment impotent, per un cop m’agradaria poder pessigar els nassos dels nens que em maltracten o amagar-me de veritat perquè ningú no em trobi. Però no, no...això és impossible. A més a més, a sobre de la venjança del suprem, perquè estic aquí com a càstig diví (però això no us ho explico, que ho podeu llegir a la wikipèdia), quan em pensava que no podia passar-me res pitjor que l’estar ensenyant el cul a tothom per Nadal, va i, sorpresa, sorpresa, la modernitat m’enxampa. Primer, apareix el Pixaner, un pallús irreverent i descarat. Després, es comencen a posar de moda un numero infinit de celebrities que fan servir la meva pose única i que es venen com a xurros. I jo què, eh? Què voleu, que la gent s’oblidi de mi?
-          Ei culet brutet, com va? Que t’has despertat amb el peu esquerre? Fas una cara de mala lluna! Que vols que et netegi? Aquest estiu m’he llegit a Rabelais i he après 52 maneres de rentar el cul hahaha – bromeja el Pixaner.
-          Calla, tita petita! Et fotaré un clatellot i t’enviaré fins a Lansarot!- diu el Caganer enfadat.
-          Va vinga, estigues content que estem a l’Advent. Ets més pessimista que un congressista eh Caganer! Mare meva...Però qui tenim aquí aiaiai ...Mira a la Caga Tiona, acaba d’arribar!-crida el Pixaner- Caga Tiona, Tu si que estàs bona! Fiu Fiu! Que has estat a dieta? Se’t veu ben boniqueta.
Ai, la Caga Tiona, una altra novetat de l’any passat. Quan la vaig veure entrar a la casa, encara que sembli impossible, se’m va caure la barretina a terra. Ho vaig veure clar, era la dona de la meva vida, la dona perfecta, la companya per la eternitat, no dormiria tranquil fins que fos meva. Però ella...impassible, per molt que la vaig intentar enamorar, res de res. Ni em va mirar. I ara, pobreta, li acaben de posar la manta. Veig els nens que s’apropen amb bastons... quina enrabiada que estic agafant! Si jo pogués salvar-la. No la pegueu més, no la pegueu!
I mentre escolto les primeres estrofes del Fum Fum Fum i l’estoven a base de bé, un gran dolor s’apodera de mi, em sento com el Peter Parker mentre es transforma en el Hombre Aranya. Se’m pugen els pantalons, desapareix la tufa de fem, em puc moure! Un miracle! Després de tants anys de sofriment sóc lliure. Corro cap a la Caga Tiona, l’agafo entre els meus braços, li dono un petó torronenc, una abraçada vermella i ella em mira als ulls amb expressió de nadala. I en aquell moment ella se n’adona, és meva per sempre, estem destinats l’un a l’altre.
I davant d’una colla de nens bocabadats, i un Pixaner amb cara de simbomba, ens convertim en el Caganer i la Caga Tiona, la parella de l’any pessebrenc. I per fi puc dir: Bon Nadal!

Sunday, 18 December 2011

Soledad, o la Relación psicopática de un sentimiento

-          Buenas tardes, pase por favor.
-          Buenas tardes.
-          Puede acomodarse en el cerebelo o en la glándula pituitaria si lo prefiere
-          Creo que el cerebelo mejor, así estaré más cómoda.
-          Perfecto. Por favor, dígame qué es lo que la trae aquí.
-          Es una larga historia…Mire, hacía tiempo que quería venir, pero nunca me atrevía. Luego hable con mi amiga Lealtad, que es la que finalmente me convenció, dijo que era necesario para aclarar mis actos.
-          Entiendo…
-          Todo empezó hace unos meses…Lo único que recuerdo es un sueño, ya sabe que nosotros funcionamos básicamente a un nivel inconsciente y afloramos de forma más libre durante los periodos cerebrales de descanso. En ese sueño en particular aparecía un hombre muy atractivo, atlético, musculoso, con una sonrisa perfecta, ojos acaramelados, voz ronca y profunda. En resumen, el hombre ideal. Es en este punto que aparece la Pasión, a flor de piel, indomable, pura. Esta se apodera del momento, el hombre se acerca a ella, la abraza, se saca la camisa... Pero ya sabe lo que pasa, la Culpa siempre está al acecho…De repente, la cabeza del hombre se convierte en un dragón de cuya boca sale fuego y olor a azufre. Pero la Pasión siempre quiere más, obsesionada por su propia satisfacción, no importan los medios. O sea que viene a hablar conmigo para convencerme de que calme al dragón y – Soledad empieza a sollozar-,Y …Y...
-          Tranquila, tenga un vaso lleno de Tranquilidad, para que se calme…- dice Esperanza, la experta sentimentanalista, altamente recomendada en las esferas almales del mundo de las ideas.
-          Gracias…A lo que iba, la Pasión viene a mí y bueno…Ella sabe perfectamente mis debilidades. Hace años que nos conocemos, sabe que no me gusta estar sola y, bueno, viene a mí, me seduce, que es lo que sabe hacer mejor, y yo caigo como una tonta, parezco humana, que me tropiezo siempre con la misma piedra…- dice Soledad cada vez más enfadada y  con las palabras saliéndole a borbotones - La Pasión viene a mí, me rodea con sus brazos, me dice mil palabras dulces con sus acaramelados labios, me convence de que estará conmigo para siempre. Y yo, hipnotizada, voy a hablar con la Culpa, que me tiene cariño, ya que somos primas segundas- aclara -,  le pido que por favor deje el sueño, que la Pasión quería apoderarse de él y dar rienda suelta a sus deseos. La Culpa me mira con cara de pocos amigos, me hace prometer que es la última vez que intercedo por la Pasión, que se me están acabando los favores. Le prometo que sí, que no pasará mas. La Culpa cumple su promesa, desaparece del sueño, que a su vez se convierte en una escena digna de ser censurada, madre mía, la Pasión cuando se deja suelta causa estragos. Después del sueño, insulsa de mí, espero a que la Pasión vuelva a mi lado, a que me llene con su presencia, a que me ayude a olvidar quién soy… pero no vuelve no, la Pasión va y desaparece con el Deseo!
-          Ya veo, ya, todo es muy complicado, Soledad...- dice Esperanza, pensativa – Creo que le voy a recetar unas vacaciones con Optimismo, mi hermano, ya verá como le sentarán bien. Váyase un mes con él y cuando vuelva si no está recuperada, podemos hacer otra sesión.
-          Perfecto! Cómo me alegro de haberla visitado! Hasta pronto, y que la Compasión le pague.